One year later…

Tal día como el 19 de enero de 2014, aterrizaba en Lima, dormía en el aeropuerto y a la mañana siguiente aterrizaba en Cusco. Con una mochila de 11kg con lo estrictamente necesario para pasar algo más de un mes en Perú, algo de miedo, pero muchísima ilusión. Sabía que aquel viaje me cambiaría la vida….y tanto que lo hizo!

Hoy es 23 de enero de 2015. Vuelvo a estar en un avión, pero esta vez en el que me lleva de vuelta a España desde Chile. No hace ni un mes que estuve por Navidad, pero esta vez vuelvo a recoger el premio extraordinario de doctorado. Será el próximo 28 de enero, día de Santo Tomás de Aquino. El 28 también será una fecha que no olvidaré nunca. El 28 de enero de 2014, aún con la emoción de haber visitado Machupicchu, me entrevistaron para una plaza de postdoc en la universidad de Santiago de Chile. Ese mismo día me mandaron la carta en la que me decían que me habían seleccionado. Ese día comenzó el cambio. Justo dos meses después, el 28 de marzo aterrizaba en Santiago. Y justo un año después de aquella entrevista por skype, recibiré el premio. También da la casualidad que el mismo día que empezó mi viaje a Perú, pero un año después (el 19 de enero) firmé el finiquito.

Demasiadas cosas en torno al número 19 y al 28. Cuando llegué a Santiago sabía que Perú me había cambiado la vida, en Cusco hice la entrevista, en Cusco supe que tenía trabajo en chile…pero con el tiempo me di cuenta realmente donde estaba el cambio. No importa donde estés, ni el dinero que ganes en tu trabajo. Las cosas importantes de la vida no se pagan con dinero, la dignidad personal y profesional está por encima de cualquier cosa. Ahora valoro mucho más las pequeñas cosas, se que con lo más básico se puede ser muy feliz, que no hace falta vivir en el mejor barrio, tener la mejor tele o la mejor bici (yo se porque digo esto…), que el dinero se disfruta mucho más si se comparte. Que comer una bolsa de pipas en un parque es mucho mejor que una chuleta en un restaurante.
No importa donde estés, lo importante es encontrar un sitio allí donde estemos. Es probable que haya personas que te decepcionen ( a mi últimamente me ha pasado varias veces) pero de todo se aprende, así valoras más a las personas que siguen a tu lado, a aquellas que te escuchan cuando tienes un problema, o cuando no lo tienes. Aquellas que se convierten casi en familia cuando estas lejos, y aquellas que sientes como familia aunque no lo sean y sabes que estarán ahí siempre.
Nunca renunciaré a mis principios por un trabajo, mucho menos por dinero.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s